Sustituir apps por Webapps, ¿buena o mala idea?

Muy frecuentemente, instalamos aplicaciones en nuestros terminales pensando que queremos probarlas y decidir si nos las quedamos o las eliminamos. Pero es bastante común que las olvidemos tras un único uso y no las lleguemos a desinstalar hasta que nos avisa el smartphone de que ya no tiene más espacio.

Sobre todo en los terminales de gama media-baja, el almacenamiento interno suele ser bastante limitado y consecuentemente el sistema se ralentiza cuantas más aplicaciones tengamos instaladas, por lo que muchos acuden al almacenamiento en la nube de sus archivos, sea a través de apps específicas como Dropbox o con alternativas de almacenamiento ilimitado, que inicialmente no fueron diseñadas para tal fin, como WhatsApp o Telegram.

¿Buena o mala idea? sustituir Apps por Webapps

Por otra parte, las webapps suponen una excelente solución en estos casos. Se trata de esas versiones adaptadas a móviles de ciertas utilidades webs (banca online, redes sociales, e incluso algunos juegos, entre otras muchas en las que tal vez no hayamos reparado). Otro motivo por el que los usuarios llegan a la determinación de decantarse por una webapp es porque buscan una aplicación que sólo existe para iOS, como es el caso de la app de poker de 888, disponible para iPhone pero no para Android. En cualquiera de los casos, la solución es tan simple como acceder a su web desde el smartphone y añadir su icono a la pantalla de inicio. Tendremos todas las funcionalidades de la app, sin necesidad de instalar nada desde Google Play. Este ejemplo se replica en otras apps como Facebook o YouTube, o incluso apps de tiendas como Privalia o Amazon.

Sustituir apps por Webapps, ¿buena o mala idea?

Ventajas y desventajas, Apps vs Webapps

Pero ¿son todo ventajas? ¿debemos ponernos a desinstalar aplicaciones como locos? ¿es esta la solución al problema del  almacenamiento y el rendimiento de nuestro Android? Como todo, es relativo. Entre las grandes ventajas, obviamente, está el almacenamiento disponible, y no sólo por los MB que ocupe una app, sino por la caché que va generando (Instagram crece con su uso, considerablemente además). Pero de la misma manera, estaremos sacrificando algunas funcionalidades, una de ellas, las notificaciones. Para algunos, esto carecerá de importancia. Si no las sueles tener activas no apreciarás la diferencia, pero efectivamente las webapps no enviarán notificaciones, así que si eres un adicto a ellas, esta no es una opción.

Por otra parte, la ventaja de no tener notificaciones se aprecia significativamente en el rendimiento de la batería. Si el problema, más que el almacenamiento, es llegar a la noche sin tener que cargar el móvil a mitad del día, desactivar las  notificaciones o decidirse por el uso de webapps es una buena idea. Pero a veces, sucede todo lo contrario: las webs para móviles, en vez de restarnos opciones, nos devuelven más funcionalidades que la aplicación en sí. Un ejemplo lo tenemos en la aplicación de Evo Banco, que no permite realizar transferencias internacionales, mientras que la web móvil sí lo permite. Por supuesto también puede suceder al revés, y volviendo al ejemplo de la banca online, el sistema contactless a veces sólo está disponible desde la propia aplicación del banco, y simplemente por eso, ya merece la pena tenerla instalada.

Vayamos a otra cuestión: la gestión de archivos. Los navegadores facilitan el trabajo con adjuntos dentro de una web adaptada, muchas veces con mayor comodidad que desde las apps. A veces pretendemos cumplimentar un formulario dentro de una app (por ejemplo, actualizar nuestro perfil aportando datos y adjuntos) y se vuelve una pesadilla. Sin embargo, accedemos a la web móvil y todo se simplifica. En cuanto al guardado de archivos en el terminal, las apps suelen generar carpetas automáticamente, sea en la galería de imágenes, sea en el archivo del teléfono. Para algunos, será la solución para mantener todo en orden, pero para aquellos que prefieran clasificar los documentos a su manera, las webapps sí permitirán más fácilmente elegir la carpeta de destino.

Sustituir apps por Webapps, ¿buena o mala idea?

Una de las carencias obvias de sustituir las aplicaciones por accesos directos a las webs de esos servicios online, es que deberemos introducir la contraseña una y otra vez, ya que por norma general, a menos que utilicemos soluciones externas, no la recordarán. Aquí las aplicaciones suman muchos puntos, porque normalmente con sólo ejecutarlas, estaremos dentro de nuestro usuario (por ejemplo, Facebook como aplicación rara vez olvidará nuestra contraseña, mientras que al acceder desde el navegador deberemos iniciar sesión cada vez que entremos).

Conclusión

De manera que, ¿cuál es la mejor opción? Evidentemente, depende del uso que cada uno haga de su terminal y de las prestaciones del mismo. La recomendación principal del uso de webapps es, prioritariamente, para aquellos usuarios que quieran o necesites utilizar una app que para Android no existe pero sí para iOS, y cuyo desarrollador haya facilitado a los usuarios de Android esta solución. Después, para los que tienen problemas de almacenamiento, y de manera extensiva, a aquellos interesados en prolongar la duración de su batería, sacrificando el uso de las notificaciones por el camino.