peor teléfono móvil Android

A estas alturas, desde que salió a la venta el primer teléfono móvil inteligente, la mayoría de nosotros hemos tenido varios móviles Android, iOS, Windows Phone, Blackberry, etc. Seguro que de alguno de ellos, aunque se acabara estropeando con el largo uso o quedado obsoleto, aún guardas un buen recuerdo.

Pero y esos que han dado un problema tras otro, hasta el problema final...seguro que también hay alguno por ahí que recuerdas con verdadero horror. Así que nuestra pregunta del día es, ¿cual es el peor teléfono móvil Android que has comprado en tu vida? Si has tenido algún otro smartphone de sistema operativo diferente, puedes exponerlo al final del post, en los comentarios.

¿Cual es el peor teléfono móvil Android que te has comprado?

¿Por qué abandonamos nuestros móviles Android?

Hay personas que cambian de smartphone constantemente, porque quieren tener siempre a mano las últimas tendencias, como pueda ser en estos momentos, el Samsung S9. Esto implica que haya quien incluso compre varios teléfonos móviles cada año. Pero también hay quien sólo cambia de móvil cuando el anterior ya no aguanta más. Y ahí es donde a veces nos encontramos con experiencias horribles. En las que compramos un dispositivo pensando que va a estar con nosotros durante al menos un par de años y descubrimos que no nos queda otra que cambiarlo a las primeras de cambio, porque no hay forma de que funcione en condiciones.

Malas experiencias con móviles Android

Experiencia de la autora de este artículo

Mi experiencia personal con los móviles Android no ha sido demasiado mala. Mi primer smartphone fue un Galaxy Mini, que vivió conmigo un par de años hasta que lo cambié por un Galaxy S3 Mini. Posteriormente tuve un BQ Aquaris E5 que dejó de funcionar repentinamente (tras años de uso, eso sí) y lo cambié por un Huawei GT3 que tengo actualmente. Aunque he optado siempre por la gama baja, las experiencias no han sido demasiado malas.

Sí recuerdo comprar una tablet Wiko para mi madre, de los primeros modelos que salieron, y cambiarla a los dos días porque su uso era imposible. Vamos, que mi experiencia personal no ha sido demasiado terrible, pero sí que soy consciente de los quebraderos de cabeza que puede dar un smartphone de mala calidad.

Experiencia del editor de esta web

El primer smartphone que manejaba apps fué el Nokia N70, del que guardo un grato recuerdo con esa cámara trasera, escondida en la carcasa, que se desplazaba hacia abajo, para usarla. Me duró sin problemas hasta mi primer Android, el HTC Desire. Con este HTC, se abrieron las puertas de las apps Android y lo tuve sin problemas hasta cambiarlo por el Samsung Galaxy S2. Gran móvil este, con una cámara sobresaliente y que funcionó a la perfección hasta la llegada del Galaxy S3.

Luego llegaron el Samsung S4, Doogee Titans 2, del que tras usarlo, se lo vendí a un amigo fontanero. Este me dijo que le duró 2 años, que se le cayó desde andamios, en ácido, hostias de todos colores y le duró eso, 2 años. Algún que otro móvil chino Xiaomi llegó, hasta el Galaxy S6. Este me dió problemas con el conector de carga, que tuve que ir al servicio técnico Samsung, para repararlo en garantía. 

peor teléfono móvil Android que has comprado

Luego el Asus Zenfone 2 y si me dió problemas, 2/3 de la pantalla se "googearon" como dice ahora la juventud. Esa parte de la pantalla a veces iba, a veces no, con el consiguiente problema en lo táctil. El Meizu M2 Note me hizo olvidarlo, buen móvil este hasta que llegó el Galaxy S7 y su cámara de la que sigo "in love".

Basicamente tuve problemas con el Galaxy S6 y con el Asus Zenfone 2, problemas de los de dar dolor de cabeza. Problemillas menores que se solucionaban fácil o con formatear o hacer hard reset, en los otros que he tenido.

Lo que hoy os proponemos es que utilicéis la sección de comentarios para contarnos cuál ha sido el peor móvil Android (o de otro sistema) que habéis tenido en vuestra vida. Ese smartphone cuya compra fue un absoluto error y del que aún conserváis un recuerdo horrible. Seguro que entre todos podemos realizar una "galería de los horrores" sobre móviles Android, que pueda llegar a ser tan divertida, como terrorífica.