Saltar al contenido
BLOG TODO ANDROID

Cómo proteger tu privacidad en línea

¡Ayúdanos con 5 estrellas para seguir creciendo!

La web moderna es cada vez más rica en servicios y redes sociales. Hoy más que nunca, dada toda la información que llega a la red, nuestra privacidad y seguridad en línea está en peligro. Por tanto, es fundamental tomar contramedidas para navegar de forma segura y proteger tu privacidad en línea.

Además, es importante estar atento a todos los datos sobre nosotros que acaban en la red y que contribuyen a nuestra reputación digital. Por ejemplo, cuando subes algo a una red social, tienes que pensar que es «público», incluso si solo los compartimos con amigos. De hecho, no podemos controlar cómo estos datos serán utilizados por las personas con quienes los compartimos. Estos datos afectarán a nuestra reputación de forma positiva o negativa, dependiendo del contenido y de cómo se use.

En este artículo intentaremos abrirte los ojos a todas aquellas amenazas a las que normalmente no se presta atención, pero que pueden causar graves daños. Después veremos cómo proteger tu privacidad contra ellas.

La importancia de la reputación online

El material que acaba en la red no es fácil de controlar. Siempre debemos tener cuidado con la imagen que damos de nosotros en las redes sociales. En el mundo moderno a veces, algunos candidatos no son contratados después de que los reclutadores consultan los perfiles sociales de los candidatos.

Además, hay que tener en cuenta que cuando un contenido se hace público en la red, cualquiera puede copiarlo y volver a compartirlo. A partir de ese momento perdemos el control de y ese contenido (una imagen, un video o incluso un estado) podría seguir corriendo en la red para siempre, quizás continuando con el daño a nuestra reputación.

Han nacido empresas especiales que se ocupan de limpiar la reputación online de sus clientes, pero incluso estas difícilmente pueden garantizar el derecho al olvido.

Proteger tu privacidad para evitar el robo de identidad

Siempre debes tener especial cuidado al compartir tus datos confidenciales a través de la red. El robo de identidad es una amenaza particularmente grave, pues hay muchos que roban los datos de otros para cometer delitos, adquiriendo información sensible solo para realizar estafas. El robo de identidad funciona de una forma muy sencilla: a veces en la red damos nuestros datos a los malos sin darnos cuenta, que los utilizan para hacerse pasar por nosotros en la red.

Existe cierta información que es particularmente buena para los estafadores. y al que siempre hay que prestar mucha atención:

  • nombre de usuario y contraseña de nuestros servicios bancarios en línea;
  • las credenciales de la cuenta de Google (o de nuestro correo electrónico de Gmail);
  • sus credenciales de ID de Apple;
  • nombre de usuario y la contraseña iguales para diferentes cuentas;
  • datos personales completos y fotocopias o fotografías de tus documentos.

Los datos más importantes para proteger tu privacidad

Entre estos datos, las más importantes para proteger tu privacidad son las credenciales de la cuenta de Google (y por tanto de Gmail) y el ID de Apple (por tanto también de iCloud). Se trata ecosistemas en la nube (es decir, permanente en la red), que para proporcionar los servicios que simplifican nuestra vida (copia de seguridad de nuestros datos sensibles, sugerencias, mapas) contienen mucha información sobre nosotros.

Por ejemplo, si el historial de ubicaciones está activado en nuestra cuenta de Google, al iniciar sesión con nuestras credenciales, puede encontrar todos los lugares que hemos visitado. Dentro de la cuenta de Google, se pueden ver nuestras contraseñas,  y todo nuestro historial de búsqueda.

Para las credenciales bancarias, el primer peligro es el phishing en línea, hecho por correo electrónico o de otro modo. Todos hemos recibido comunicaciones falsas invitándonos a meter nuestros datos, haciéndolo en un sitio que se parece al oficial pero no lo es. Tales sitios falsos se parecen a los reales, pero con una dirección diferente. Para estar seguro, siempre debes verificar que la dirección de tu banco sea correcta y siempre evita hacer clic en estos mensajes de correo electrónico.

Si hiciste clic en uno de estos correos electrónicos y proporcionaste tus credenciales en un sitio sospechoso, te recomiendo que hables con tu banco de inmediato para bloquear el acceso a la cuenta. Un buen sistema de seguridad, que ahora adoptan casi todos los servicios en línea es la autenticación en dos pasos.

El riesgo que supone la conexión

Cada vez con más frecuencia accedemos a los servicios sensibles enumerados anteriormente a través de la red WiFi., arriesgándonos a exponernos a los malos sin querer. Proteger tu privacidad es más fácil si te conectas a tu propia red WiFi doméstica protegida, pero es difícil si te conectas a una red pública.

De hecho, cualquiera podría esnifar los paquetes, descifrarlos y tener acceso a nuestras contraseñas. Sucede cada vez más a menudo al conectarse a puntos de acceso Wi-Fi públicos, dado que cada vez están más extendidos y prácticamente todo el mundo dispone de un smartphone o una tablet. 

Por este motivo, si te conectas habitualmente a redes WiFi públicas, como las de instituciones (universidades, oficinas, bibliotecas) o lugares públicos, plazas, aeropuertos, bares, es mejor proteger tu tráfico y por lo tanto tu privacidad en línea con una VPN.

Una VPN, por su naturaleza, funciona cifrando todo tu tráfico, el cual se enviará a uno de los servidores propietarios del servicio. Una vez que el tráfico esté cifrado correctamente, incluso si los paquetes son interceptados, es prácticamente imposible decodificarlos.

También en este caso, no todas las VPN son iguales. De hecho, se recomienda encarecidamente no utilizar los gratuitos para acceder a datos sensibles. Varios usuarios que utilizaron VPN gratuitas han sido víctimas de estafas y robo de datos.

Mantener un servicio VPN por parte de quienes las administran es costoso y por esta razón, las VPN gratuitas a menudo venden paquetes de datos de usuario al mejor postor. En ocasiones, estos datos se utilizan para filtrar información útil desde un punto de vista comercial (elaboración de perfiles), mientras que otras han terminado en manos menos recomendables.

En la red, nunca podrás verdaderamente proteger tu privacidad sin una VPN

Este es un concepto que escapa a la mayoría, pero cada uno cuando se conecta a la red se identifica con una dirección IP única. Eso significa que solo tú en la red la tienes en ese momento, a través de la dirección IP, los agentes de delitos telemáticos suelen encontrar a los infractores en la red. En resumen, la dirección IP funciona un poco como la matrícula de tu coche, de hecho, permite rastrear quién está pagando por la conexión a Internet del dispositivo. Para acceder al nombre del cliente y su cargo exacto, en última instancia, se requiere una orden judicial.

La única forma de proteger verdaderamente tu anonimato en línea y, por lo tanto, en última instancia, también su privacidad en línea es usar una VPN. Un servicio VPN, por su propia naturaleza, hará que parezca que todo el tráfico de su red proviene de otra ubicación (para ser precisos, del servidor elegido) y de otra dirección IP.

Para proteger tu privacidad es fundamental optar por una servicio VPN sin registros. Los registros guardan las conexiones a un servidor y con ellos es posible reconstruir a qué sitios se ha conectado un usuario y en qué momento.

¡